A dos años del sismo del 7 de septiembre del 2017

113

.- Todavía siguen esperando el apoyo.

CINTALAPA, CHIAPAS.- Dos años han pasado de aquel jueves 7 de septiembre del 2017, cuando cerca de la media noche, un terremoto sacudió el estado de Chiapas, dejando a su paso, muerte, dolor y muchos daños.

Dos años que habitantes de Cintalapa se pararon de sus camas al sentir que un muy fuerte temblor se hacía presente, muchos de ellos ya no durmieron porque el movimiento devastador los dejó sin los preciado que una familia puede tener, su casa.

Después de ese día, los estados más afectados Oaxaca y Chiapas fueron visitados por el mandatario nacional (Enrique Peña Nieto), como todo político prometió hasta las perlas de la virgen, pero a 730 días después, en este valle, aún existen casas que están exactamente igual o un poco peor de como quedaron aquella noche, y la ayuda aun no llega.

En medios de comunicación a nivel nacional se anunció con bombos y platillos que diversos países habían mandado ciertas cantidades de dinero para apoyar a los afectados, pero lamentablemente ese recurso nunca llegó manos de los que realmente lo necesitaban.

Aparecieron los famosos censos, los folios, las famosas tarjetas que nunca llegaron a tener todo el monto prometido, y al final, solo algunos volvieron a tener un hogar gracias a dos fundaciones (Santander y Citibanamex), pero por parte de gobierno, la ayuda aún no se hace presente.

Algunas casas que no se vieron muy afectadas, los dueños las tuvieron que derribar en su totalidad, con la promesa del gobierno de que se las harían nuevas, y muchas de esas, aun lucen así en el suelo, porque el recurso para la edificación nunca llegó.

El nuevo gobierno dijo que se conformaría una comisión para que se encargara de ese tema, pero ya pasó casi un año de que AMLO está en el poder, las casas, templos y algunos planteles educativos, aún siguen esperando ser reconstruidos.

Los que tuvieron la posibilidad económica, compusieron sus hogares por su propia cuenta, pero la gran mayoría, aun le sigue rogando a la virgen Morena que los políticos se apiaden de ellos y liberen el recurso del que tanto se habló.
Dos años ya, de que este bello estado sufriera uno de los peores terremotos de que se tenga registro en la historia, y en Cintalapa, aún se puede ver que la gente que creyó en los políticos, siguen esperando que la promesa de ayuda llegue a sus manos para volver a ver su casa de pie.

Doña Carmela López, de 80 años de edad, originaria del ejido Constitución, con lágrimas en los ojos dijo que aún sigue viviendo en una galera improvisada porque el temblor la dejó sin casa y ha tocado muchas puertas pero hasta ayer nadie le había tendido la mano para poder tener otra vez donde pasar sus últimos años de vida, lamenta que los políticos solo sirvan para prometer pero no para cumplir.

“Hace unos meses atrás nos visitó la delegada nacional encargada de este tema, nos dijo que nos iban a ayudar pero ya pasaron varios meses y nadie ha regresado a nuestro ejido a decirme que volveré a tener mi hogar” dijo Doña carmelita, mientras se secaba una lágrima que escurría por su mejilla. / MARCOS RAMOS