CINTALAPA, CHIAPAS. Socorristas de la benemérita cruz roja mexicana tanto de Cintalapa como de Tonalá, empleados de tiendas departamentales y todo el personal que labora en el hospital básico comunitario, se fusionaron la tarde de este viernes para llevar a cabo el simulacro estatal de protección civil en su edición 2017.

As como se anunció, en punto de las 12 del mediodía las alarmas sísmicas sonaron y el personal de todas las dependencias locales y estatales evacuó los edificios sin correr, ni gritar ni empujarse, para colocarse en un punto de reunión y permanecer ahí hasta que el peligro pasara.

Mencionar que en Cintalapa, tres unidades de socorro de cruz roja mexicana, llevaron a personas heridas y con crisis nerviosa al hospital referido, donde fueron recibidos por las enfermeras, doctores y fueron supervisados por el director del nosocomio Ramdoll Iván Hernández Rodríguez.

En entrevista, el director dijo que acatando las instrucciones de sus superiores se cumplió el objetivo, las brigadas de protección civil respondieron como se esperaba, el apoyo de la policía estatal preventiva, trànsito del estado y la policía municipal fueron vital para este evento, de igual manera personal de cruz roja y las empresas que colaboraron con ellos para darle más vida a este simulacro.

“Muchas personas toman esto como algo inusual pero es muy importante, ya que si un día sucede algo real, sepan que hacer antes de caer en pánico, por eso es de mucha valía que todos se sumen a esto para ir aprendiendo un poco de cómo reaccionar ante un movimiento telúrico de gran magnitud”.

Hernández Rodríguez dejó en claro que este nosocomio así como muchos del estado están preparados en caso de que algún día llegase a presentarse un sismo muy fuerte o algo mayor, ya que las brigadas a cargo del paramédico Roger Garrido están en constante preparación con todo el personal para saber cómo accionar para poder salvar vidas.

Por último agradeció a los medios de comunicación que siempre están pendientes de este tipo de acontecimientos para darle la difusión que se requiere. / MARCOS RAMOS

COMPARTIR