*Intentaron hidratarla con producto con características de caduco

La enfermera Gabriela Mayanin López Cruz entró en crisis de salud a los 17 días de mantenerse en huelga de hambre, recibió atención médica de parte de la Secretaría de Salud pero no permitieron la aplicación del medicamento por presentar una apariencia caduca, sostuvo María de Jesús Espinosa de los Santos, vocera del movimiento.

En tanto, María Cielo Gramajo, Nelly Ivón Castillo y Emma Escobar también se encuentran delicadas por el ayuno prolongado.

López Cruz presentó disminución de frecuencia cardiaca, presión baja, deshidratación severa, toda vez que no tolera el suero vida oral ni con jeringa cuando se lo intentaron dar este miércoles en la mañana, por lo que se desvaneció.

Cercano al campamento se encuentra una ambulancia por disposición de la Secretaría de Salud, por lo que llegaron de inmediato los médicos, la valoraron y sugirieron que de manera urgente se hospitalizara, para poderla hidratar por vía venosa.

Sin embargo, la por voluntad de la paciente no fue hospitalizada en esos momentos, toda vez que al momento en que quisieron ponerle suero todavía estando en el campamento, sus compañeras se percataron que el material que le pretendía suministrar presentaba características de caduco.

La vocera reconoció que el medicamento tenía fecha de caducidad vigente, pero estaba color amarillo y uno de los equipos presenta presencia de hongos. Lo más seguro que lo tuvieron en lugar con la temperatura no adecuada.

Finalmente, sus propios compañeros y enfermeras del movimiento la están atendiendo, ya le tomaron estudios de laboratorios y se cuenta con un espacio disponible en el hospital Rafael Pascacio Gamboa para su hospitalización si es necesario.

Asimismo, María de Jesús Espinosa Gómez sostuvo que rechazan la ayuda que ofrece el Estado para que instancias especializadas puedan atenderlas si lo requieren en Chiapas o en la Ciudad de México.

Que deje de simulaciones y resuelva la crisis en salud en el estado. Que no espera que muera alguna de mis compañeras que están en huelga de hambre, mujeres que están luchando por la injusticia que se comete con la población que llegan a los hospitales y centros de salud solo para que las receten porque no hay medicamentos ni hay reactivos en los laboratorios.

No es posible, nosotros estamos trabajando y viendo las grandes necesidades que tienen los pacientes, y todavía los tengamos que mandar a comprar medicamentos.

Y en el caso de nuestra compañera, no encontramos lo que necesitabamos en la farmacia, lo tuvimos que comprar en uno de los establecimientos enfrente del hospital, subrayó.
En tanto, hay trabajadores que tienen que cubrir turnos hasta por 214 horas, por lo cual la institución está obligda a proporcionarles alimentación y se los han negado en el Hospital de Las Culturas de San Cristóbal de Las Casas.

Del caso de sus compañeros reinstalados, indicó que se trataron de despidos que la propia autoridad provocó con el ánimo de querer callar a los trabajadores, y ahora lo que queremos es la prueba del documento de desistimiento ante la Junta Local de Conciliación y Arbitraje, para tener certeza de no acoso laboral ni represión. / Cosme Vázquez-Jesús Gómez/ASICh

COMPARTIR