IMSS: Prevenga obesidad desde la infancia y durante la adolescencia

184

Con la finalidad de disminuir la obesidad desde la infancia y durante la adolescencia, así como mantener una buena calidad de vida, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) recomienda a toda la población alimentarse adecuadamente y realizar ejercicio como mínimo 30 minutos diarios, lo que ayudará a evitar enfermedades cardiovasculares como la hipertensión arterial, exceso de colesterol o triglicéridos en la sangre.

El jefe de medicina familiar del Hospital General de Zona (HGZ) Uno del Seguro Social, Eduardo Núñez Rovelo, mencionó que anteriormente estos padecimientos considerados silenciosos eran exclusivos del adulto, pero actualmente se presenta en menores de edad, jóvenes entre 18 y 25 años, especialmente por el exceso de peso.

Recomendó como cuidados esenciales para evitar sobrepeso y obesidad, buenos hábitos alimenticios que incluyen consumo de frutas, verduras y cereales, disminuir la comida chatarra, evitar una vida sedentaria, en los menores se debe moderar el uso del televisor, computadora o celular, que también podrían desencadenar en problemas de la vista.

Resaltó que con una detección oportuna de los problemas cardiovasculares o sobrepeso desde la infancia creará consciencia y guardará los debidos cuidados durante su crecimiento y en la mayoría de los casos hasta que se convierta en adulto mayor.

Para que los menores conserven la idea de mantener su salud en óptimas condiciones, se requiere de la participación de sus padres, ya que desde casa es donde se aprenden los buenos hábitos y ejemplos para un futuro prometedor, debido a que las enfermedades representan tres veces mayor riesgo para los niños.

En muchas ocasiones los padres le dan de comer en exceso, pensando que porque está en crecimiento debe sobrepasarse en su alimentación, sin embargo es una falsa idea, ya que solo se le debe dar lo necesario y de preferencia consultar algún nutricionista para que le indique lo adecuado a su edad.

Además es preciso promover la actividad física y llevarlo a consulta médica cada seis meses, sin esperar a verlos como se le llama comúnmente “gorditos”, porque si no se atiende a tiempo, será más difícil combatir el sobrepeso y obesidad cuando se convierta en adulto.