Infecciones vaginales o urinarias puede ser factor de partos prematuros: IMSS

133

La mitad de los partos prematuros se deben a infecciones cérvico-vaginales o urinarias, las cuales provocan la ruptura prematura de la membrana conocida popularmente como “la fuente”.

La principal medida preventiva es llevar un control médico desde el inicio del embarazo, a través de PREVENIMSS, ya que cualquier alteración o problema en la gestación, el médico familiar podrá detectarlo y tratarlo oportunamente, para evitar complicaciones mayores.

Otros factores de riesgo que pueden provocar un parto prematuro es el nacimiento del producto entre la semana 20 y 37; elevación de la presión arterial (preeclampsia o eclampsia), la herencia, el estrés laboral, embarazos múltiples, malformaciones congénitas en útero o en el feto y la incompatibilidad de sangre entre la madre y el producto;así como que la gestante sufra enfermedades previas en corazón, riñón o inmunológicas, como lupus eritematoso.

La doctora Maribel Chiunti Sánchez, coordinadora delegacional de Gestión Médica, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Tapachula Chiapas, informó que la mayoría de los partos prematuros se podrían evitar si las embarazadas desde el inicio de su gestación llevaran rigurosamente su consulta prenatal.

La periodicidad de estas consultas la determinará el médico, de acuerdo a las condiciones de cada paciente: edad, peso y talla, etc. Puede ser cada 15 días o cada mes, por ello -recalcó- las embarazadas deben corresponsabilizarse, apoyándose en las indicaciones de su guía médica PREVENIMSS.

Explicó que si repentinamente se rompe la fuente (sale “agua”, o sea, líquido amniótico) por la vagina, es urgente e indispensable acudir de inmediato al servicio de gineco obstetricia, pues entre mayor sea el tiempo que pase en recibir atención, se incrementa el riesgo de sufrir complicaciones, tanto la mamá como el producto, por ejemplo se puede presentar una infección y contaminar al bebé.

Indicó que el síntoma cardinal de un producto prematuro en la mayoría de los casos consiste en contracciones uterinas con intervalos de cinco, diez y quince minutos, las cuales pueden aparecer de manera esporádica, se manifiesta con dolor del vientre, y en ocasiones dolor o ardor al momento de orinar, flujo vaginal amarillo verdoso, con mal olor y comezón en la zona.

Cuando hay síntomas de parto prematuro, el manejo inicial consiste en reposo absoluto de la gestante, junto con la administración de medicamentos que ayuden a quitar las contracciones uterinas, y a veces también se aplican fármacos para reducir madurez pulmonar fetal y antibióticos en caso de infección cérvico-vaginal.

Por último, Chiunti Sánchez, dijo que el pronóstico del bebé y sus complicaciones dependerá del tiempo de gestación y del momento en que se atienda, la calidad y expectativa de vida girará en torno al número de semanas de gestación al momento del nacimiento.