Si es tratada a tiempo, preferentemente el primer año en que se manifiesta, la artritis reumatoide –enfermedad inflamatoria crónica de las articulaciones-, puede ser controlada y quien la padece llevar una buena calidad de vida; en caso contrario, puede acortarla de cuatro a 13 años no sólo por los problemas vasculares en corazón y cerebro –hemorragias-, que ocasiona, sino también porque daña la pleura que envuelve a los pulmones.

Licely Angélica Gómez Ricardez, coordinadora auxiliar en Salud Pública del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Chiapas, dijo que ante una inflamación en articulaciones que dure más de seis semanas, una rigidez matutina prolongada, la presencia de nódulos en la piel, fatiga, pérdida de peso y fiebre, hay que acudir con un especialista sobre todo si estos síntomas continúan avanzando.

Declaró que algunas personas suelen pensar que se trata de una reuma y en vez de acudir con un especialista, primero van con el yerbero, con los sobadores o compran algún “medicamentos” en los mercados.

Informó que los pacientes con esta afección pueden llevar una vida normal –en su trabajo, diversiones, ejercicio y vida sexual-, y que cuando no se presenta hinchazón seria en ambas rodillas, lo recomendable es realizar ejercicio, caminata, ciclismo y/o natación, esta última es de gran ayuda porque reduce el peso corporal y da mayor movilidad a las articulaciones.

Agregó que como esta enfermedad no se puede prevenir, ni se saben las causas de su aparición, ante el surgimiento de algunos de los síntomas mencionados, es recomendable ir cuanto antes con el médico, a fin de evitar la aparición de daños con la vasculitis reumatoide, que se caracteriza por grandes úlceras que afectan piernas, abdomen y manos, y que puede llevar a la amputación de miembros.

Gómez Ricardez dijo que de cada diez personas que padecen artritis reumatoide, siete son mujeres y erróneamente se les asocia con los adultos mayores, porque se puede presentar desde los 16 a los 40 o más años de edad.

Advirtió que una persona con esta enfermedad llega al servicio de reumatología después de dos años y medio que comenzó a padecerla, por lo que es una de las primeras causas de incapacidad laboral y por lo tanto para pensionarse por invalidez.

La especialista del IMSS Chiapas externó que a diferencia de hace diez años, existen en la actualidad tratamientos más eficaces para combatirla y que se aplican en el Seguro Social, como es el uso de terapias biológicas para impedir que las células lleven al torrente circulatorio agentes que causan inflamación, pero son efectivas cuando se encuentra en la primera fase de evolución de la enfermedad, o sea durante el primer año.

COMPARTIR