Sugiere IMSS que el reflujo en bebés debe ser atendido

144

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) informa que los síntomas del reflujo gastroesofágico son: que el menor regresa el alimento en cada toma en pequeñas y/o grandes cantidades, hipo, eructos frecuentes e incluso un reflujo silente que se da a notar porque el bebé enferma frecuentemente de las vías respiratorias debido a una irritabilidad en estos conductos.

La jefa de pediatría del Hospital General de Zona (HGZ) No. 1, del IMSS, en Tapachula, Karla Paola Villalobos Granja, mencionó: “la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) es un padecimiento que puede presentar la o el bebé durante sus primeros años de vida. Se define como un problema del esófago, donde lo que falla es su parte inferior, es decir la unión con el estómago”.

Subrayó que si el pequeño no se atiende a tiempo del reflujo gastroesofágico como enfermedad, ésta tiene complicaciones que pueden repercutir no solamente en lo que es el sistema digestivo, sino también en el respiratorio, y a nivel de la sangre; otras alteraciones se presentan tanto de los nervios o del mismo sistema nervioso central del cerebro.

Sin embargo, las y los bebés que se amamantan tienen una probabilidad menor de desarrollar reflujo, que los infantes alimentados con fórmula, y cuando lo tienen son menos severos, esta es una de las muchas razones por las que siempre se debe privilegiar la lactancia materna, apuntó la especialista del IMSS. El Instituto ofrece tratamiento para el menor, mediante gotas, la cantidad, se dará dependiendo la edad y peso.

Villalobos Granja invitó a los padres de familia para que acudan con su pediatra, a las unidades de Medicina Familiar del Seguro Social, donde se les brindará orientación y capacitación sobre el problema del reflujo, y evitar complicaciones con sus hijos.