Esclerosis lateral amiotrófica se presenta más por defecto genético: IMSS Chiapas

0
446

• Normalmente aparece a los 50 años, aunque existen casos de jóvenes

La esclerosis lateral amiotrófica es una enfermedad de las neuronas del cerebro, el tronco cerebral y la médula espinal que controlan el movimiento de los músculos voluntarios, algunas veces se debe a un defecto genético.

Esta enfermedad se presenta porque las células nerviosas motoras se desgastan o mueren y no pueden enviar mensaje a los músculos, con lo que se llega al debilitamiento muscular, espasmo e incapacidad para mover los brazos, las piernas y cuerpo, dio a conocer la neuróloga del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Sonia Rosales Furukawa, en el Día Mundial contra la esclerosis lateral amiotrófica hoy 21 de junio.

Luego empeora lentamente cuando los músculos en la zona torácica dejan de trabajar, se vuelve difícil o imposible de respirar. Esta enfermedad aparece comúnmente de forma hereditaria.

Informó que los síntomas generalmente no se presentan sino hasta después de los 50 años, pero pueden empezar en algunos jóvenes, al presentar pérdida muscular y falta de coordinación que harán imposible realizar las actividades cotidianas como subir escaleras o levantarse de una silla.

La debilidad puede afectar primero los brazos o piernas, hasta que la mayoría de los músculos van reduciendo su capacidad de movimiento; aunque la esclerosis lateral amiotrófica no afecta los sentidos de la vista, olfato, gusto, oído y tacto, las personas piensan normalmente y solo algunas presentan mínima demencia.

Cuando el mal está avanzado tendrá problemas para levantar cosas, caminar, dificultad para tragar, asfixia con facilidad, nauseas, caída de la cabeza debido a la debilidad de los músculos del cuello, problemas del habla al arrastrar palabras, ronquera, incluso depresión, calambres y rigidez muscular o hasta pérdida de peso.

En una etapa más avanzada necesitará inhalación de alimentos sólidos y líquidos, perderá la capacidad para cuidarse por sí mismo, insuficiencia pulmonar, neumonía o úlceras de decúbito, por lo que debe mantenerse en constante chequeo para revertir los daños.