Rinitis alérgica estacional, enfermedad común en temporada invernal

0
640

Durante el invierno es común que ciertos agentes como son los cambios bruscos de temperatura, la presencia de polen, polvo y humo en el ambiente, así como la humedad y otros agentes alérgenos, aumenten la incidencia de padecer rinitis alérgica estacional, sobre todo en niños pequeños y adultos mayores.

Hedilberto Iturralde Aguirre, coordinador auxiliar de Gestión Médica del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Chiapas, explicó que la rinitis alérgica estacional es una inflamación de las paredes nasales provocada por el contacto con agentes desencadenantes y que sin un manejo médico adecuado, merman la calidad de vida de quien la padece.

Picazón en la nariz, estornudos, líquido nasal claro y sensación de nariz tapada son las principales características, acompañadas a menudo de picazón en el paladar, los conductos auditivos y los ojos, cansancio, dolores de cabeza, sensación de mucosidad en la parte posterior de la garganta, dificultad para concentrarse y dormir, así como pérdida del olfato,

El especialista del IMSS advirtió que por lo general la rinitis alérgica estacional suele confundirse con resfriado, sin embargo, un catarro común tiende a durar un par de semanas, pero si en cuatro semanas o más no desaparecen los síntomas, puede tratarse de una rinitis alérgica.

Abundó que la mejor arma contra este padecimiento es la prevención, por lo que la reducción a la exposición a los agentes que causan las alergias puede ayudar a reducir o eliminar la presencia de la reacción, de igual forma es importante evitar los “enfriamientos bruscos”, así como permanecer durante mucho tiempo en espacios confinados y poco ventilados, donde existe una gran cantidad de polvo y humedad, evitando hacer ejercicio en espacios al aire libre con mucha circulación de viento, limitar el contacto con mascotas, alfombras y juguetes de peluche, además de abrigarse adecuadamente.

Pero sobre todo, es de suma importancia no consumir medicamentos sin la supervisión o prescripción de un especialista médico, sobre todo aquellos que atacan los síntomas, como son los antihistamínicos, ya que éstos pueden enmascarar las señales de una enfermedad aún más compleja o agresiva.

Por último, Iturralde Aguirre exhortó a los padres de familia y personas de la tercera edad a acercarse a su UMF de adscripción para recibir control médico, en caso de que ellos mismos o miembros de su familia sufran algún trastorno alérgico, tal como la rinitis o la conjuntivitis alérgica.