De Ayotzinapa no sabemos la verdad: Zoé Robledo

RELACIONADAS

El Senador de Chiapas pidió a la sociedad en general no perder la capacidad de indignación y no permitir que la esperanza sea tan violenta

El Senador de Chiapas, Zoé Robledo, consideró que al tema de Ayotzinapa no le ha llegado el tiempo del carpetazo; al contrario: le ha llegado el tiempo obligado de la discusión y del debate y que la clase política se decante al respecto.

“Antes de Ayotzinapa era la edad del “Mexican moment”, después de Ayotzinapa la del “Que se vayan todos”. Antes de Ayotzinapa era la época de “Mover a México”, después de Ayotzinapa la era del “Ya me cansé”; la era de la luz y de las tinieblas: antes de Ayotzinapa era la portada del Time y su “saving Mexico” después de Ayotzinapa las ocho columnas de Le Monde y “Las revueltas contra el Estado Mafia Mexicano”. Todo lo poseíamos, pero no teníamos nada; caminábamos derecho al cielo y nos extraviábamos por el camino opuesto. Se esfumó la confianza en los políticos y la política. Creció el malestar y el agravio. La brecha entre las autoridades y la sociedad se convirtió en abismo.

Robledo advirtió que el tema de Guerrero marcará a la clase política como a la sociedad mexicana en general, marcará a la generación a la que en los postreros días tendrá que responder las interrogantes: Qué hicieron. De lado de quién estuvieron. Qué tan noble y honorable fue la respuesta como hombres y mujeres de partido.

“Otros momentos de tragedia y dolor tuvieron efectos de aprendizaje, en cuanto a la semilla que se volvió germen de cambio. El 68, el levantamiento zapatista, Aguas Blancas, Acteal. Pero fue siempre a partir del motor de ciudadanos que no habían perdido la capacidad de indignación. No la perdamos nosotros.”

La indignación al menos, dijo, debe tener un empeño civilizatorio. Como una sociedad indiferente a la barbarie es una patria habitada por caníbales. Otra tragedia inminente será que después de que 43 jóvenes fueron asesinados, mutilados y quemados, México siga igual.

“Como una geografía mapeada por tumbas colectivas y restos sin nombre. Si la exhibición de tanta crueldad no nos transforma como individuos, como sociedad y como gobierno, de plano queda poco espacio para el remedio y la esperanza.”

Que se entienda bien, sentenció: Gobernar no es elegir los problemas que uno quiere resolver, sino afrontar los problemas que la realidad impone. De nada sirve apresurar una respuesta, una verdad histórica que no se sostenga más allá del viento de una investigación independiente.

“Si no pudimos hacer nada para salvar a los 43, hagamos algo para salvar la dignidad de este Senado. La facultad de indignación y el compromiso que le sigue pareciera que la hemos perdido. Qué violenta es la esperanza.”

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES

- Advertisement -
Facebook
Twitter
YouTube
ANUNCIATE EN ESTE ESPACIO

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES

21,859FansLike
3,084FollowersFollow
0SubscribersSubscribe
MÁS RECIENTES

Para que no llegue la corrupción hay que votar el 2 de junio: Claudia Sheinbaum convoca a seguir con la cuarta transformación en sonora

* Continuar con el Plan Sonora, fortalecer el puerto de Guaymas, ampliar la carretera a Chihuahua, seguir con el...
ANUNCIATE EN ESTE ESPACIO

OTRAS PUBLICACIONES