Deficiencia o exceso de calcio, sodio, potasio y magnesio, causas de crisis convulsivas

RELACIONADAS

Con gran éxito, finaliza la gira promocional Chiapas Espírtu del Mundo Maya

La secretaria de Turismo del Estado, Katyna de la Vega Grajales, junto a una delegación de empresarios del sector,...

Conflicto en Venustiano Carranza es histórico, territorial y de orden federal

El conflicto territorial entre la OCEZ-Casa del Pueblo y la Alianza San Bartolomé de Los Llanos, en el municipio...

Más de mil 400 mapanecos fueron vacunados contra el COVID-19

Concluye de manera satisfactoria la jornada de vacunación contra el COVID-19, inmunizando a más de mil 400 personas con...

• Acudir a la UMF de adscripción, tratar oportunamente este padecimiento, mantener vigilado al paciente y generar una estabilidad emocional que repercutirá en su futuro

Trastornos metabólicos como la ausencia o el exceso de calcio, sodio, potasio y magnesio, y la disminución de glucosa circulante –hipoglucemia-, son causas principalmente en recién nacidos, de crisis convulsivas febriles, las cuales se manifiestan con movimientos tónico-clónicos, comúnmente llamados “ataques”, caracterizados por temblores en extremidades superiores e inferiores.

Marco Antonio Ordóñez Juárez, pediatra adscrito al Programa IMSS Prospera del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Tuxtla Gutiérrez, dijo que también pueden deberse a una hemorragia cerebral, trastornos de tipo tumoral, inflamación en la cabeza y sangrado de alguna vena en el cráneo.

Señaló que las crisis convulsivas son aquellos accesos convulsivos transitorios provocados por alteraciones neurológicas, generadas por una actividad eléctrica cerebral anormal.

Explicó que los pensamientos, percepciones y emociones, son resultado de una excitación eléctrica controlada y ordenada de las células neuronales del cerebro; en una crisis epiléptica ocurren en forma caótica.

La epilepsia no tiene cura, aunque si se controla con tratamientos médicos, que también permiten atenuar sus manifestaciones.

Precisó el pediatra del IMSS que la elevación de temperatura es la respuesta de defensa que presenta el organismo ante la presencia de una enfermedad; si un menor sufre convulsiones febriles es muy probable que cuando vuelva a registrar un aumento en la temperatura vuelvan a ocurrir.

Para finalizar, Ordóñez Juárez recomendó a la población derechohabiente del IMSS, acudir a la Unidad Médica Familiar (UMF) de su adscripción, si existe esta sintomatología en sus hijos o hijas, para tratar oportunamente este padecimiento, mantener vigilado al paciente y generar una estabilidad emocional que repercutirá en su futuro.

MÁS RECIENTES

Con gran éxito, finaliza la gira promocional Chiapas Espírtu del Mundo Maya

La secretaria de Turismo del Estado, Katyna de la Vega Grajales, junto a una delegación de empresarios del sector,...

OTRAS PUBLICACIONES