Para honrar a Don Belisario hay que emularlo: Zoé Robledo

MÁS HISTORIAS

IMSS rinde homenaje a enfermeras y enfermeros por su valor y disciplina frente a la pandemia de COVID-19

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) reconoció el valor y la disciplina del personal de enfermería que hace...

IberCultura Viva da a conocer las acciones que realizará durante el 2021

El Consejo Intergubernamental de IberCultura Viva, presidido por México a través de la Secretaría de Cultura, anunció un adelanto...

Nada ni nadie detendrá la transformación de México: Carlos Molina

El delegado nacional de Morena en Chiapas, Carlos Molina, aseguró que el partido político guinda no compra el voto...

Más que colocar una ofrenda cada año en su fría estatua, hay que hacer valer su ejemplo, su convicción y su palabra, sostuvo el Senador de Chiapas

Un 7 de octubre de hace 102 años, Chiapas perdió a un hijo distinguido y a un ilustre tribuno, perdió al médico humanista y solidario y al hombre de dimensiones trascendentes. México desde entonces registró en su historia a un héroe civil de ideas e ideales, de palabra comprometida y libre: Belisario Domínguez Palencia.

¿Y para qué sirven los héroes? Para el Senador de Chiapas, Zoé Robledo, los héroes de estas dimensiones sirven para emularlos y con ello hacernos más disciplinados y responsables, más tenaces y creativos, más desafiantes ante la adversidad y para encontrar en su ejemplo una luz cuando el rumbo parece perdido.

“En pleno siglo XXI, a todos quienes queremos combatir la corrupción en el manejo de los presupuestos públicos y construir ciudadanía, irremediablemente nos diría lo mismo que escribió el 28 de abril de 1903 en Tacubaya en su primer documento público: ‘Los fondos que manejan vuestros gobiernos pertenecen al Estado y debéis cuidar de ellos como de vuestros propios intereses. Vigilad de cerca todos los actos públicos de vuestros gobernantes; elogiadlos cuando hagan bien, criticadlos cuando obren mal. ¡México debe ser muy grande, muy rico y muy feliz! y lo será si cada uno de sus hijos sabe hacer respetar sus derechos y cumplir con sus obligaciones’.”

El legislador chiapaneco usó las palabras del prócer para describir el actual momento que vive México. Por ejemplo, las que exclamó en el propio recinto senatorial el 29 de septiembre de 1913:

… señores Senadores, la situación del país es de tal modo apremiante que se necesita la unión de todos nosotros para que podamos salir avante subsanando las desgracias que afligen actualmente a la patria y evitando las mayores aún que las amenazan.

Ante la “verdad histórica” sobre Ayotzinapa que la PGR de Murillo Karam quiso imponer, Don Belisario quizá diría lo mismo que dijo el 23 de septiembre de 1913 en el Senado de la República:

“¿A quién se pretende engañar, señores? ¿Al Congreso de la Unión? ¿Se pretende engañar a la Nación Mexicana, a esta noble patria que confiando en nuestra honradez ha puesto en nuestras manos sus más caros intereses? ¿Qué debe hacer en este caso la Representación Nacional? Corresponder a la confianza con que la Patria la ha honrado; decir la verdad y no dejarla caer en el abismo que se abre a sus pies.”

Ahora que se discute la posibilidad de que ésta Cámara intente corromper a la Suprema Corte de Justicia de la Nación nombrando a sus nuevos miembros por el trágico sistema de cuotas y cuates, quizá Don Belisario con pasión y agravio repetiría sus palabras del 16 de abril de 1913 en el Senado:

“¿Qué diría la República entera de la determinación del Senado, si es que llegara a dar su voto a favor de semejante absurdo? Diría que el Senado es cómplice de los abusos que se están cometiendo; el Senado perdería la reputación de honradez de que ha gozado durante toda su existencia, y eso no lo debemos permitir, señores Senadores; suceda lo que sucediere, el Senado debe quedar incorruptible, no debe dejarse intimidar por el estado de cosas que se presenta actualmente; sólo volviéndonos a encarrilar en el camino que nos marca la ley, la Constitución es cómo podemos llegar a salvar nuestra Patria. En ese sentido señores senadores es como debemos de dar nuestro voto.”

A los medios de comunicación que no hacen eco de los problemas que se viven en los rincones más apartados del país y que más que informar distraen la atención pública, quizá les reenviaría su carta escrita en Tacubaya el 15 de junio de 1903:

“Si os obstináis, Señores, en guardar silencio sobre los asuntos de Chiapas, vuestro silencio se vuelve alarmante ya no sólo para aquella parte de la Federación, sino para toda la República; porque generalizando los hechos es muy natural deducir y así como no os interesáis por la triste suerte de los chiapanecos, tampoco os conmueven las desgracias de los otros Estados.”

Y de Chiapas, Don Belisario lamentaría profundamente que más allá de un siglo no supere su condición de atraso y quizá diría lo mismo que escribió el 28 de abril de 1903 en Tacubaya:

“Chiapas es uno de los estados más pobres y desgraciados de la República. ¿Por qué? Porque en Chiapas no hay caminos, porque no hay escuelas, no hay periódicos, porque los gobernantes en vez de ocuparse del engrandecimiento y pros-peridad del país, se dejan cegar por la ambición.”

Finalmente, el Zoé Robledo consideró que Don Belisario Domínguez no fue un héroe de última hora, sino un hombre que se sacrificó en aras de la nación, pero bajo la luz de horizontes humanistas, y honrarlo no es colocar una ofrenda cada año en su fría estatua, sino hacer valer su ejemplo, su convicción y su palabra.

- Anúnciate en este espacio -

MÁS RECIENTES

Reconocen a escuelas que regresan a clases presenciales bajo consenso de madres, padres y docentes

Durante la Reunión de Gabinete Legal y Ampliado, que se desarrolla quincenalmente a fin de atender los temas prioritarios...
- Anúnciate en este espacio -

También te puede interesar!