Cambios en el estilo de vida, disminuye dolor de cabeza: IMSS

39

• Puede estar relacionado con el estrés, depresión, ansiedad y traumatismo
• Beber agua, descansar, paño frío sobre la cabeza, emplear técnicas de relajación, algunas recomendaciones

El dolor de cabeza puede abarcar el cuero cabelludo y el cuello, las causas graves de esta afección son raras, la mayoría de las personas pueden sentirse mucho mejor haciendo cambios en su estilo de vida, aprendiendo formas de relajarse y algunas veces, tomando medicamentos.

Francisco Velázquez Robledo, especialista en Neurocirugía adscrito al Hospital General de Zona (HGZ) No. 1 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en Chiapas, explicó que esta afección probablemente es causado por tensión muscular en los hombros, cuero cabelludo y la mandíbula, este tipo de dolor se denomina cefalea tensional, puede estar relacionado con el estrés, depresión, ansiedad y traumatismo.

La jaqueca implica un dolor fuerte que se origina con otros síntomas, como son: cambios en la visión, sensibilidad al ruido o a la luz o náuseas. Otro tipo de dolor de cabeza pueden ser el llamado cefalea sinusal en el que se inflama los conductos de los senos paranasales, nariz y ojos, así como por resfriado, gripe, fiebre o síndrome premenstrual.

Un dolor de cabeza puede ser un signo de una causa más seria como es el sangrado en el área entre el cerebro y el tejido delgado que lo cubre, presión arterial alta, infección cerebral –meningitis o encefalitis-, tumor cerebral, intoxicación con monóxido de carbono, apnea del sueño, aneurisma cerebral o accidente cerebrovascular.

Aconseja el especialista del IMSS, que para manejar esta afección en casa, es importante beber agua para evitar deshidratarse, descansar en una habitación tranquila, colocar un paño frío sobre la cabeza, emplear cualquier técnica de relajación, anotar la fecha y la hora en que comenzó el dolor, lo que comió en las últimas 24 horas y el tiempo que durmió la noche anterior.

Por último, Velázquez Robledo recomienda a la población derechohabiente del IMSS, que cuente con esta sintomatología, acudir a la Unidad Médica Familiar (UMF) de su adscripción para recibir atención médica adecuada, realización de exámenes clínicos, provisión de medicamentos y control, procurando en las y los pacientes, así como, efectuar un cambio en el estilo de vida.