Mantenga una buena salud mental en equilibrio con su cuerpo: IMSS Chiapas

Para mantener una salud mental, nuestro bienestar emocional, psíquico y social, la forma en como pensamos, sentimos y actuamos dentro de la vida cotidiana, debe aprender a equilibrarla con lo físico, así podrá llevar una buena relación con las personas y tomar decisiones acertadas, incluso desde la niñez, adolescencia o hasta la edad adulta.

Un problema de salud mental puede aparecer por su ritmo de vida, provocar condiciones graves que cambiaría su forma de pensar, humor y comportamiento, en algunos casos puede presentarse por los genes o historia familiar, en otros por experiencias que suceden durante su crecimiento, explicó el psicólogo adscrito al Hospital General de Zona (HGZ) Uno del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Manuel Marroquín Javalois, en el marco de la celebración del Día Mundial de la Salud Mental.

Recomendó mantener equilibrada la salud mental con la física, ya que al sufrir cualquier cambio, puede alterar su calidad de vida o de las personas que la rodean, incluso generarle problemas personales y laborales por los cambios inesperados de personalidad.

Otro problema que provoca afectaciones a la salud mental de todo individuo, es el exceso de estrés, ya que también contribuye a muchas enfermedades somáticas o afectivas como la depresión o la ansiedad, afectando la autoestima y relaciones interpersonales.

Una de las funciones principales para mantener buena salud mental es un correcto pensamiento, para ser capaz de tolerar la frustración o problemas cotidianos, si se trata de un menor de edad hablar claro con él para no confundirlo más de alguna cosa que no entienda.

La buena salud mental se define como un estado de bienestar en el cual la persona es consciente de sus propias capacidades, al afrontar todos los retos psicológicos, así como trabajar de forma productiva.

Para una persona que tiene problemas de salud mental es necesario implementar programas médicos, sociales para garantizar una población sana y evitar trastornos en la vejez, sobre todo para no provocar inestabilidad emocional, si no al contrario que el paciente emplee sus habilidades mentales, sociales y sentimentales para desempeñarse con éxito durante el transcurrir de su vida.

COMPARTIR